Triunfo de Felipe IV en La recuperación de Bahía de Todos los Santos

Triunfo de Felipe IV en La recuperación de Bahía de Todos los Santos.png

Título:

Triunfo de Felipe IV en La recuperación de Bahía de Todos los Santos

Resumen:

Pintura que conmemora el éxito militar de Felipe IV en la recuperación de la Bahía de Todos los Santos

Descripción:

El Triunfo de Felipe IV en La recuperación de la Bahía de Todos los Santos, fue una obra concebida para un lugar específico y en un contexto preciso. Durante la construcción del nuevo palacio del Buen Retiro, símbolo del poder del nuevo monarca Felipe IV, se concibió el Salón de Reinos, una estancia que debía albergar el programa decorativo que desde el poder monárquico se quería promocionar. Allí se emplazaron composiciones de distinta naturaleza a propósito del rey Felipe III, Felipe IV, sus antepasados, o victorias recientes de la monarquía hispánica tal y como refiere Jesús Ponce Cárdenas. La obra que se analiza proviene de una batalla que se saldó en victoria y que logró restituir la Bahía de todos los Santos al control de la Monarquía Hispánica en 1625. Esta había sido tomada previamente por los holandeses, quienes fueron derrotados en la célebre batalla. En la composición se observan tres figuras principales en las que destaca una de ellas que ocupa un lugar central, hablamos de Felipe IV. Detrás suyo a la izquierda, la diosa de la guerra Minerva le coloca la corona de laureles, símbolo de la victoria. A su derecha se encuentra el Conde-Duque de Olivares (adornado con olivos, símbolo de su renombre familiar), cuya ambición y poder llevan a que esté representado como figura de gran transcendencia en los asuntos de la monarquía y en la influencia en la voluntad del rey. Se trata del reflejo más grafico a propósito de la influencia del valimiento en la monarquía de los Austrias en el XVII. Profundizando más, vemos como Felipe IV pisa a un hombre que posee una cruz rota, símbolo de la herejía derrotada y representada por los holandeses. El conde Duque hace lo mismo con respecto a otra figura alegórica de gran importancia, la discordia a quien le pisa el pecho. Se ha interpretado que la discordia representa en un contexto más genérico a los enemigos de la monarquía como ingleses, holandeses y franceses. Se trata, en definitiva, de la muestra más evidente de un programa que integra un proceso más amplio que es el de la política de reputación, donde la monarquía intenta revalidar su hegemonía sobre sus enemigos.

Cronología:

XVII

Tipo:

Imagen

Formato:

Pintura

Fuente:

Ponce Cárdenas, J. (2020). Una imagen del valido en el Salón de Reinos: símbolo y elogio en un cuadro de Maíno. Cuadernos de Historia Moderna, 45(2), 603-638.

Idioma:

Castellano

Fecha:

1634-1635

Autor del registro:

Djebril Bouzidi

Derechos:

Ponce Cárdenas, J. y Cuadernos de Historia Moderna

Colección

Cómo citar

“Triunfo de Felipe IV en La recuperación de Bahía de Todos los Santos”, Modernalia. Recursos para la enseñanza de la Historia Moderna, consultado 19 de agosto de 2022, https://www.modernalia.es/items/show/1733